Consejo 5: Es mejor llegar tarde que llegar fea

Consejo 5

Este pequeño tesoro lo encontré en mi time line de Twitter, retuiteado por algún visionario. No dudé en retuitearlo yo también y hacerme follower de Un poco celosa pero quien tiene todos mis respetos. Puede sonar demasiado estúpido y superficial, pero es tan cierto como que la ley de la gravedad existe… y no sólo es aplicable al universo femenino; los hombres también tenemos una imagen que cuidar, hasta el más “macho Camacho”.

Con esto no estoy defendiendo la impuntualidad (de hecho, todos los fines de semana lucho contra mi naturaleza para no llegar más de cinco minutos tarde), sino el hecho de dedicar un tiempo a ti y a tu imagen. Cierto es que sería más acertado decir algo así como cuida tu imagen, empieza a arreglarte un poco antes, no dejes al azar el look del día, mírate en el espejo antes de salir de casa vestido como un niño de la postguerra y una larga lista de coletillas más, pero no suenan igual que:

Es mejor llegar tarde que llegar fea

Las mañanas suelen ser duras, y los madrugones más, pero eso no es motivo para ir por  la calle vestido de cualquier manera, con anodinas combinaciones que te hacen parecer más gris de lo que eres y te restan atractivo. No se trata de salir de casa todos los días como si fueras a una boda, sino de hacerlo acorde con tu ocupación o el lugar al que te dirijas y siempre buscando la fórmula que más te favorezca.

Tu imagen dice mucho de ti. De hecho, es en el aspecto en lo primero que nos fijamos y con lo que inicialmente creamos nuestra opinión respecto al otro, por lo que si tu look es descuidado la lectura que harán los demás sobre ti no será muy buena. Lo mismo ocurre si te van los excesos en peluquería, maquillaje, estampados, colores y complementos…no inspirarás confianza en lo referente al desempeño de tu labor profesional, a no ser que bailes desnuda en un club de striptease, o seas drag queen en un bar gay. Por mucho que te machaques en el gym, renuncia a las camisas y camisetas ajustadas como si de un tatutaje se tratase, así como de los escotes hasta las rodillas durante las horas de luz. Tampoco se considera estilismo llevar la camiseta de tu equipo de fútbol fuera del estadio o del bar el día del partido, por muy cara que te haya costado. Y del chándal fuera del gimnasio mejor ni hablar…

Así que se acabó lo de improvisar en el último minuto. Decide la imagen que quieres transmitir y, una vez pensada, elige la ropa y complementos acorde con ello.

Anuncios

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s